Periodo de adaptación en una escuela infantil

El Periodo de adaptación en una escuela infantil es fundamental cuando los menores comienzan a acudir a su nuevo «cole». De esta manera, la relación entre el niño o la niña y el centro educativo no es traumática, haciendo que el menor se anime a acercarse a este nuevo espacio de manera natural.

Periodo de adaptación en una escuela infantilAunque el Periodo de adaptación en una escuela infantil varía de un centro a otro, lo habitual es que los responsables de las escuelas infantiles aconsejen a los padres y madres que la asistencia de los niños sea progresiva. Así, durante los primeros días, la permanencia del menor suele limitarse a una o dos horas; para posteriormente ampliar la cantidad de horas.

De esta manera, el niño o la niña se van familiarizando con el nuevo espacio, sus compañeros y compañeras, los juegos que se desarrollan en la escuela y van adquiriendo hábitos rutinarios como la hora del desayuno, el recreo, la hora de las actividades, etc.

 

Periodo de adaptación en una escuela infantil: duración y sentimientos

imagen escuela infantilEste periodo de adaptación suele prolongarse durante unos diez o quince días a comienzo del curso escolar, aunque hay centros en los que es mucho menor.

De ahí que muchas asociaciones de padres y madres de España e incluso algunos educadores reclamen que esta etapa sea mucho más larga y se adapte al caso de cada alumno. Y es que esta primera salida del entorno del hogar provoca reacciones distintas en cada persona, dando lugar a sentimientos ambivalentes.

Y es que la escuela infantil es el primer lugar desconocido al que acude el menor, lo que puede producir que afloren en él sentimientos de pérdida y abandono, frente a la seguridad y protección que encuentra en su mundo familiar. Este cúmulo de circunstancias marcará la relación del pequeño con los espacios educativos para el resto de su vida, razón por la que es necesario que se preste la atención necesaria.

 

Periodo de adaptación por edades

Periodo de adaptación en una escuela infantil suele hacerse cuando los menores acuden, por primera vez a un centro. Es decir, cuando se incorporan a la escuela infantil dejando atrás el entorno del hogar. Un hecho que sucede en momentos y etapas vitales diferentes, dependiendo del entorno del pequeño o la pequeña. Así, hay menores que acuden por primera vez a una escuela infantil con un año y quienes lo hacen cuando se acercan a los tres años. Esto hace que, en algunos casos, el ejercicio del periodo de adaptación sea una decisión paterna y no una indicación del centro educativo.

Y es que, una vez que los menores conocen el centro educativo al que van a asistir, su asistencia supone una vuelta a su rutina, y no es necesaria la puesta en marcha de un periodo de adaptación. Eso sí, en este caso el periodo de adaptación puede enfocarse como una recuperación progresiva de la rutina.

 

Otras lecturas del periodo de adaptación

escuela infantil sonrisasAunque muchas personas no lo saben, el periodo de adaptación es también una etapa diseñada para los padres y las madres. Sobre todo cuando trabajan en el hogar o se han dedicado al cuidado de la prole. Y es que un cambio brusco en la rutina de estas personas también resulta duro para ellos y ellas, que sienten en ocasiones que se les arrebata una parcela que hasta el momento sólo les pertenecía a ellos o ellas. Esto sucede, sobre todo, cuando los menores tienen tan solo unos meses de vida, cuando consideramos que más nos necesitan.

Hay ocasiones en las que el periodo de adaptación no es posible realizarlo por incompatibilidad laboral. Es recomendable, en estos casos, que los progenitores (ambos o al menos uno de ellos) reserve parte de sus vacaciones a este hecho. Pues de esta manera estará invirtiendo en el equilibrio emocional de sus descendientes.

El periodo de adaptación sirve para ahuyentar estos temores en los menores, ya que podrán contrastar, de manera progresiva, que sus progenitores vuelven a buscarlos pasadas unas horas. Un reencuentro que debe realizarse de manera alegre y vitalista para que el pequeño vaya desarrollando su independencia y tenga ganas de contarnos aquello que le acontece de la misma manera que nosotros compartimos con ellos las novedades del día.

En la escuela infantil sonrisas ya tenemos totalmente superado el periodo de adaptación de nuestros peques pero siempre dedicamos mucho esfuerzo para que tanto los más pequeños como sus papás se habitúen a nuestros hábitos y rutinas de la forma más natural y con todo nuestro cariño.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.